CE ES Resumen de la visita de los símbolos de la JMJ a Venezuela

El pasado 15 de noviembre, la ciudad de Maracaibo recibió los símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud. Un regalo para los jóvenes marabinos que se unieron en alegría por la cercanía del encuentro con su santidad Francisco. La Cruz Peregrina y el Ícono de la Salus Populi Romani, los dos símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud, recorrieron las calles de Maracaibo provenientes de la ciudad de Panamá. Una delegación encabezada por el padre Justo Rivas de la Arquidiócesis panameña, junto a los padres formadores del Seminario zuliano Santo Tomás de Aquino, el equipo de Pastoral Juvenil de Maracaibo y un grupo de jóvenes acompañaron por cinco días los signos del amor, la esperanza y fe que emanan de estos iconos. El sacerdote Diuver Martínez, asesor de la Pastoral Juvenil arquidiocesana de Maracaibo comentó a los medios que “una caravana desde el aeropuerto internacional ‘La Chinita’ dio inicio al recorrido, partiendo del aeropuerto y del Seminario Mayor ‘Santo Tomás de Aquino’” respectivamente. Los símbolos de la JMJ estuvieron en esta ciudad entre el 15 y 20 de noviembre de 2018 y de manera exclusiva en la celebración de la festividad de la Patrona del estado Zulia nuestra Señora de Chiquinquirá, el pasado domingo 18 de noviembre 2018.

Un recorrido de fe
Una lluvia de alegría se reflejó en los niños, jóvenes y adultos, quienes juntaban sus manos e inclinaban la cabeza en señal de respeto y admiración. La tarde de la llegada concluyó con una celebración Eucarística en la capilla del Seminario donde se pidió por Venezuela y por los frutos de la Jornada Mundial de la Juventud. En un ambiente de oración y devoción se pudieron contemplar los símbolos, mientras se daba una catequesis sobre la jornada mundial.

La jornada se inició el día 16 de noviembre saliendo del seminario y llegando a la parroquia La Consolación, ubicada en la avenida Bella Vista de la ciudad. Los signos fueron escoltados por las pastorales juveniles y demás grupos de apostolados de las diferentes parroquias, sobre las cuatro de la tarde, un río de fieles partieron de la Iglesia de La Consolación en caminata hasta el santuario mariano de Chiquinquirá donde culminó en una Eucaristía juvenil.

El día 17 de noviembre, visitó la Parroquia Fátima, al norte de la ciudad de Maracaibo. En esta comunidad, los signos de la Esperanza fueron recibidos por la feligresía entre cantos típicos de la región (gaitas) y música católica. No podían faltar las oraciones y la Eucaristía.

Para el 18 de noviembre festividad de la patrona del Zulia, Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá, mejor conocida como la Chinita, los iconos santos presidieron la Eucaristía solemne concelebrada por los obispos que conforman el vicariato apostólico de la región. Más de cinco mil personas, apostados en la plazoleta del santuario sintieron las bendiciones de la Cruz Peregrina y de María Santísima, participaron de la ceremonia.
Una bendición para Maracaibo
El 19 de noviembre la peregrinación inició a muy tempranas horas de la mañana visitando un grupo de colegios pertenecientes a la red educativa Fe y Alegría, y por la tarde partió a la vicaría del Sur, iniciando el recorrido en la parroquia San Felipe Neri culminando en la Parroquia San Juan Bautista. Un día lleno de oración, de fe y alegría, el coordinador de la Pastoral Juvenil arquidiocesana Limber Guerrero, expresó que “la emoción en los niños y jóvenes no se podía contener, ver la inmensidad de la Cruz Peregrina y la sencillez del rostro de María en el Icono de María Salus Populi Romani, erizaban la piel de cualquier persona, es una bendición de que estos signos estuvieran en nuestra ciudad”.
El 20 de noviembre, por motivos de logística, los iconos tuvieron que partir, en la mañana, y no pudo culminar el recorrido pautado, dejando una bendición a distancia a la feligresía, en especial a los jóvenes de la parroquia Santa Mariana de Jesús, destino final del peregrinar de estos iconos.
El recorrido de la Cruz Peregrina y el Icono de María Salus Populi Romani, como preparación por la próxima Jornada Mundial de la Juventud, comenzó en agosto de 2017 en México. Desde entonces ha visitado varios países de Centroamérica y el Caribe. Los visita de los símbolos santos formó parte de la preparación para la delegación venezolana que asistirá a la JMJ de Panamá 2019.