El coronavirus frena la economía del planeta

Fuente  radio Francia internacional

texto: Aida Palau

El cierre de fábricas en China, la restricción de movimientos de personas y bienes, la disminución de exportaciones, así como la caída de la demanda está provocando unos efectos en cadena a nivel mundial tanto en la industria como en el sector servicios. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la economía mundial va a reducir su crecimiento en un 0,5% este año. Entrevistamos a la consejera de la economista en jefe de este organismo Laurence Boone, la española Aída Caldera Sánchez.
Anuncios

¿De qué manera va a afectar el coronavirus a la economía mundial?
El coronavirus está teniendo efectos muy importantes sobre las personas y también sobre la economía. La incertidumbre es muy alta y la situación cambia cada día. En el último informe que hemos publicado este lunes, que es el primer análisis de la OCDE sobre el impacto en la economía mundial y los países del G-20, hemos visto que la economía mundial va a reducir su crecimiento en 2020 en un 0,5%. Hace unos meses, antes del coronavirus, estábamos estimando que la economía mundial crecería un 2,9% este año y ahora rebajamos el crecimiento a 2,4%. Hemos rebajado el crecimiento en casi todos los países del G-20 pero obviamente sobretodo en el caso de China, casi un 1% situándolo por debajo del 5% para este año.
¿En qué sectores se está sintiendo más el coronavirus?

China está en el centro de la economía mundial. Tiene un peso muy importante en cuanto al PIB, las exportaciones, turismo etc… En China se han puesto en marcha muchas restricciones al movimiento de las personas, cuarentenas, se han cerrado las fábricas. Por el lado de la oferta, se trabajan menos horas, se cierran fábricas y hay efectos negativos sobre las cadenas globales, la oferta mundial va a caer. Por el lado de la demanda, hay un impacto importante sobre la confianza tanto de la gente como de las empresas para gastar y para invertir. Un ejemplo son los viajes. Se han visto restringidos en muchos países, ya sea por medidas específicas o porque la gente ha decidido dejar de viajar. Esto va a tener importantes efectos en el sector servicios. Otro de los sectores afectado es el industrial. Tanto en China, por el cierre de las fábricas, como en otros países por los efectos colaterales. Empresas que envían sus productos a China a través de las exportaciones o importan productos de China como el sector de la electrónica, el automovilístico o farmacéutico. En este sector se importan productos o componentes chinos para hacerlos en otros países.

El ministro de Economía y Finanzas francés Bruno Le Maire, hablaba de que el crecimiento francés se va a reducir en un 0,1% en 2020, ustedes hablan de hasta el 0,3%, ¿Qué impacto está teniendo en Francia el coronavirus?
En Francia ha habido pocos casos de coronavirus en comparación con China por lo tanto el efecto es menos importante. Pero nosotros hemos rebajado nuestras proyecciones de crecimiento. Creemos que la economía francesa crecerá en torno al 0,9% porque se ve afectada indirecta y directamente. El turismo tiene un peso importante en el PIB francés, alrededor del 7,5%. Francia también recibe un número significativo de turistas chinos y exporta parte de su producción a China, equipos de transporte, productos químicos y productos de lujo. Obviamente Francia también importa muchos productos de China y en estos momentos por el cierre de las fábricas se está retrasando esa producción. Por lo tanto, en el sector industrial francés también habrá un efecto por ese lado. Y finalmente la incertidumbre que estamos viendo a nivel global. Hemos visto el efecto sobre los mercados financieros. Eso tendrá un efecto en la inversión de las empresas. La incertidumbre nunca es buena.
España, mayor productor de ajo en Europa, está empezando a vender sus stocks gracias a la demanda extranjera porque el mayor productor mundial, China que satisface más del 80% del consumo, no puede ni producir ni exportar por el coronavirus. ¿La crisis del coronavirus podría tener efectos positivos para algunos sectores o algunos países?
A partir de este momento el shock que vemos que está teniendo el coronavirus va a significar que va a haber un cambio importante a largo plazo sobre cómo China y otros países van a estar en esa cadena de valor y puede que beneficie a algunos sectores o a algunos países que empiecen a exportar productos que antes exportaba China. Puede que esto lleve a un cambio sustancial pero de momento es un poco pronto para evaluar y predecir lo que va a pasar.

¿Cuál tiene que ser la respuesta para paliar los efectos en la economía?

En primer lugar es importante apoyar al sistema de salud porque ellos son los que están en primera línea, equipando y ayudando a los trabajadores para que trabajen en las mejores condiciones posibles. Hacer campañas de información. Mejorar la capacidad para producir tests y remedios. Y luego también mejorar lo más que se pueda los salarios de los trabajadores que están en el sistema de salud porque van a hacer horas extraordinarias. El segundo punto más importante es apoyar a las personas más afectadas ya sea porque son más vulnerables a la enfermedad o que su empleo se vea afectado. Esto se puede hacer a través de transferencias temporales o en el caso de aquellos que dejan de trabajar porque su empresa está cerrada, se tiene que asegurar que tengan un seguro de desempleo y garantía para cubrir sus gastos sanitarios. Es importante mantener el empleo. Las empresas deberían dar flexibilidad para que las personas puedan trabajar desde sus casas en lugar de echar a las personas. Se debe apoyar a las empresas que se vean afectadas por esta disrupción que esperemos sea temporal y no les haga quebrar. Puede ser a través de préstamos de emergencia. Por ejemplo en Japón el gobierno está apoyando al turismo o en el corto plazo asegurar que hay liquidez, que este llega a las empresas.
El banco central de EEUU, FED, anunció que ante el creciente riesgo económico que plantea el coronavirus recorta su tasa de interés. Otros bancos se han movilizado, el Banco Central Europeo asegura que está dispuesto a tomar medidas. ¿Qué dirección tienen que seguir los bancos centrales?
Desde el punto de vista de política monetaria es muy importante que los bancos centrales estén indicando que van a mantener una política monetaria laxa para poder apoyar tanto la confianza de los mercados como las inversiones y la liquidez. Y luego en el caso de que no haya liquidez en los mercados, que los bancos puedan entrar y asegurar esa liquidez para que no haya una crisis financiera que se añada a esta crisis del coronavirus.