La Dimensión Solidaria de la JMJ

La mañana del domingo 27 de enero, el Santo Padre se encontrará con cuatro directores de las instituciones de la Iglesia que asisten a los niños y jóvenes en Panamá: Casa Hogar del Buen Samaritano, Centro Juan Pablo II, san José y Kkottongnae.

En el encuentro estarán presentes unos 60 jóvenes residentes o beneficiarios de los 4 centros. Se incluye a continuación, información de dos de estos institutos sociales.

Casa Hogar del Buen Samaritano

La casa Hogar del Buen Samaritano es una fundación nacida en el 2005, promovida por la Iglesia de Panamá para brindar asistencia a los jóvenes y adultos afectados por la enfermedad del VIH (Sida), con dificultades familiares y económicas.

Seúl Serrano, psicólogo clínico de la fundación, en representación del P. Domingo Escobar, director de la Institución, nos explica que la atención no solo se da en el nivel médico, sino que también hay un acompañamiento psicológico y espiritual que se agrega al trabajo de sensibilización y prevención de la enfermedad.

El éxito del programa se mide con la reinserción en la sociedad de aquellos a quienes se atiende en esta casa. Se financia a través de la Iglesia y de donaciones particulares; la capacidad para residentes es de 18, pero atienden a 30 familias de forma directa y unas 500 de forma indirecta.

En la parroquia de Santa María del Camino (Juan Díaz, corregimiento del Distrito de Panamá) se ofrece cuidado a los enfermos de VIH. Hoy son cerca de 70,000 mujeres que dan a luz en situación de infección y de 25 a 30,000 son portadoras del VIH Sida.

La JMJ pretende también concientizar a los jóvenes para que disminuya esta condición que afecta a mucha gente a través de la prevención, pero también que “el amor y la solidaridad humana para vivir dignamente” eviten la discriminación.

Orfelinato San José de Malambo

El orfelinato San José de Malambo es una institución que ayuda a los jóvenes en situación de riesgo por medio de valores católicos, la formación académica y el amor.

La hermana Lourdes Reis (Sor Lurdes) tiene 56 años de vida consagrada, pertenece a la Compañía Hija de la Caridad de San José de Paul, dirige este orfelinato fundado en 1890, el más antiguo de Panamá y además, católico. Inicialmente fue solo para niñas, ahora recibe niños, pero hasta los 5 años donde son dados en adopción o canalizados a la Ciudad del Niño, mientras que las niñas son atendidas hasta los 18 años; actualmente alojan más de 100 residentes cuyas edades van desde los meses de nacidos.

Cuentan con un subsidio del gobierno, pero nunca es suficiente, por lo que se ayudan con una granja de gallinas, pollos, ovejas, patos, cabras, para uso de la casa y para vender. Ellos hacen un llamado a los particulares para que les ayuden financiando la formación de algún niño que vive situación de abandono, ha sufrido abusos o es portador del VIH.

La familia “san Vicente de Paúl” ha realizado un encuentro internacional en esta casa, casi mil jóvenes han recibido la inducción y el kit para la JMJ, la sensibilización ha sido tan efectiva que muchos de ellos quieren permanecer o regresar para hacer voluntariado.

El próximo domingo 27 de enero, 6 niñas y 3 religiosas de esta institución, saludarán al Papa y le entregarán un regalo sorpresa. Unos niños, también de este hogar, fueron quienes entregaron el arreglo floral al Santo Padre cuando bajó del avión.