Obispos de Estados Unidos y Canadá consagran los dos países a la Virgen María

El día primero de mayo, los obispos de Estados Unidos y Canadá, renovaron la consagración de sus respectivas naciones a la Santísima Virgen María. Invocaron la protección mariana al inicio del mes dedicado a ella y la protección contra la pandemia del Covid-19.

Ciudad del Vaticano
El viernes 1 de mayo, el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles y presidente de la USCCB, dirigió la renovación de la consagración de los Estados Unidos de América a la Santísima Virgen María. Los obispos estadounidenses se unieron a la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos para renovar las consagraciones de las dos naciones al cuidado de nuestra Santísima Madre.
Este momento de oración unificada dio a nuestra Iglesia la ocasión de rezar por la continua protección de Nuestra Señora a todas las personas vulnerables, la curación de los enfermos, y la sabiduría para aquellos que trabajan para curar a COVID-19.
“Que nuestra madre María santísima, Madre de Dios y Reina de los ángeles, Madre de la Santa Esperanza, continúe guiando a toda la iglesia en el continente americano y que siempre vivamos en la certeza de que su corazón inmaculado triunfará, porque para Dios nada es imposible”, fue una de las peticiones de Mons. Gómez.
La protección de la Virgen por los más vulnerables
La consagración de este 1 de mayo, sigue a la ya realizada por el Consejo Episcopal de América Latina y el Caribe (CELAM) que consagró sus respectivas naciones a Nuestra Señora de Guadalupe el Domingo de Pascua. “Esto dará a la Iglesia la oportunidad de rezar por la continua protección de la Virgen por los más vulnerables, por la curación de los enfermos y por la sabiduría de aquellos que trabajan para curar este terrible virus”, afirmó Monseñor Gómez. El Prelado dirigirá una breve liturgia a las 3 p.m. hora local, a la cual ha invitado a los Obispos a participar desde sus respectivas diócesis extendiendo la invitación a los fieles de sus diócesis.
Pedir la intercesión de María
Monseñor Richard Gagnon, Arzobispo de Winnipeg y Presidente de la Conferencia Episcopal de Canadá (CEC), afirmó que esta consagración “tiene un significado especial, ya que marca el comienzo de todo un mes en el que se rinde homenaje a la Santísima Virgen María, ella que, en un sentido espiritual pero real, es nuestra Madre, nos dirigimos a ella y pedimos la ayuda de sus poderosas y maternales oraciones a Dios por nosotros. Consagrarse a María significa estar unidos a ella confiando nuestras vidas enteramente a Dios”.
La Inmaculada Concepción, Patrona de los Estados Unidos
Asimismo, se recuerda que, en 1792, con una carta pastoral, por primera vez Monseñor John Carroll, Obispo de Baltimore, promovió la devoción a María, Madre de Dios, poniendo a los Estados Unidos bajo su protección. Los veintiún Obispos presentes en el Sexto Concilio Provincial de Baltimore en 1846 decidieron entonces nombrar a la Santísima Virgen María, bajo el título de la Inmaculada Concepción, Patrona de los Estados Unidos, y el Papa Pío XI aprobó esta decisión al año siguiente. Recientemente, la dedicación del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington en 1959 fue una oportunidad para que los Obispos consagraran una vez más la nación a la Virgen María.
A continuación, el enlace al video con la ceremonia completa de la ceremonia de consagración realizada por Monseñor Gómez (avisamos que comienza en el minuto 16) y también el enlace al texto de la liturgia de consagración para aquellos que deseen orar desde sus hogares.
Noticia actualizada 2 de mayo, 11:40