Iglesia en nicaragua condena, control de las redes sociales

El Obispo Auxiliar de Managua, Mons. Silvio José Báez Ortega, advirtió de peligro que corre la libertad de expresión de los ciudadanos si el gobierno de Nicaragua llega a controlar el uso de las redes sociales en el país.

A inicios de esta semana, Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua y esposa del presidente Daniel Ortega, dijo a la prensa local que estaba “conversando” con el presidente de la Asamblea Nacional para “revisar el uso de las redes sociales” en la nación.

Murillo afirmó que las redes sociales están “afectando negativamente a los nicaragüenses” e influyendo en la “capacidad de convivencia” de las familias.

De acuerdo a France24, el Parlamento anunció que el 15 de marzo iniciaron las consultas con diversos sectores del país para revisar las leyes sobre el uso de redes sociales y cómo afectan a los niños, adolescentes y familias.

Al respecto, Mons. Báez Ortega dijo a la agencia vaticana Fides que “el Estado no debe controlar ni censurar las redes sociales pues terminará limitando la libertad de expresión; tampoco debe erigirse como árbitro moral de las personas pues terminará imponiéndose sobre ellas por la fuerza”.

Fides señaló que en Nicaragua “cualquier manifestación contra el ejecutivo actual es detenida con violencia por la policía” y que periodistas y críticos son silenciados y hasta perseguidos.

Destacaron que en el país centroamericano “el anuncio de Murillo se ha tomado muy en serio, generando una ola de indignación en las redes sociales que podrían convertirse en víctimas de la censura: Facebook, Twitter y YouTube”.

Por su parte, el responsable de las comunicaciones sociales de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando Álvarez, indicó a Fides que es contraproducente restringir la libertad de expresión, incluso en Internet.

“No se debe limitar la libertad de nadie: en las redes sociales”, indicó y señaló que en estas “las personas pueden escribir y expresar su opinión, por supuesto debemos estigmatizar la falta de respeto u ofensas a la dignidad de la persona, pero no por esto podemos limitar la libertad de las personas”.

Mons. Báez recordó que la Iglesia Católica establece su posición sobre el tema en el documento “Ética en Internet”, publicado en el año 2002 y elaborado por el entonces Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

“Deploramos las tentativas de las autoridades públicas de bloquear el acceso a la información –en Internet o en otros medios de comunicación social–, considerándola amenazadora o molesta, manipular al público con la propaganda y la desinformación, o impedir la legítima libertad de expresión y opinión”, señala el texto.