Vía Crucis con los jóvenes Campo Santa María la Antigua – Cinta Costera

Discurso del Santo Padre
Texto oficial
Señor, Padre de misericordia, en esta Cinta Costera, junto a tantos jóvenes venidos de todo el mundo,
hemos acompañado a tu Hijo en el camino de la cruz; ese camino que ha querido recorrer para mostrarnos
cuánto nos amas y cuán comprometido estás con nuestras vidas.
El camino de Jesús hacia el Calvario es un camino de sufrimiento y soledad que continúa en nuestros
días. Él camina y padece en tantos rostros que sufren la indiferencia satisfecha y anestesiante de nuestra
sociedad que consume y se consume, que ignora y se ignora en el dolor de sus hermanos.
También nosotros, tus amigos Señor, nos dejamos llevar por la apatía y la inmovilidad. No son
pocas las veces que el conformismo nos ha ganado y paralizado. Ha sido difícil reconocerte en el hermano
sufriente: hemos desviado la mirada, para no ver; nos hemos refugiado en el ruido, para no oír; nos hemos
tapado la boca, para no gritar.
Siempre la misma tentación. Es más fácil y “pagador” ser amigos en las victorias y en la gloria, en
el éxito y en el aplauso; es más fácil estar cerca del que es considerado popular y ganador.
Qué fácil es caer en la cultura del bullying, del acoso y de la intimidación.
Para ti no es así Señor, en la cruz te identificaste con todo sufrimiento, con todo aquel que se siente
olvidado.
Para ti no es así Señor, pues quisiste abrazar a todos aquellos que muchas veces consideramos no
dignos de un abrazo, de una caricia, de una bendición; o, peor aún, ni nos damos cuenta de que lo necesitan.
Para ti no es así Señor, en la cruz te unes al vía crucis de cada joven, de cada situación para
transformarla en camino de resurrección.
Padre, hoy el vía crucis de tu Hijo se prolonga:
en el grito sofocado de los niños a quienes se les impide nacer y de tantos otros a los que se les niega
el derecho a tener infancia, familia, educación; que no pueden jugar, cantar, soñar…
en las mujeres maltratadas, explotadas y abandonadas, despojadas y ninguneadas en su dignidad;
en los ojos tristes de los jóvenes que ven arrebatadas sus esperanzas de futuro por la falta de
educación y trabajo digno;
en la angustia de rostros jóvenes, amigos nuestros que caen en las redes de gente sin escrúpulos
―entre ellas también se encuentran personas que dicen servirte, Señor―, redes de explotación, de
criminalidad y de abuso, que se alimentan de sus vidas.
El vía crucis de tu Hijo se prolonga en tantos jóvenes y familias que, absorbidos en una espiral de
muerte a causa de la droga, el alcohol, la prostitución y la trata, quedan privados no solo de futuro sino de
presente. Y así como repartieron tus vestiduras, Señor, queda repartida y maltratada su dignidad.
El vía crucis de tu Hijo se prolonga en jóvenes con rostros fruncidos que perdieron la capacidad de
soñar, de crear e inventar el mañana y se “jubilan” con el sinsabor de la resignación y el conformismo, una
de las drogas más consumidas en nuestro tiempo.
OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE 5/2
Se prolonga en el dolor oculto e indignante de quienes, en vez de solidaridad por parte de una
sociedad repleta de abundancia, encuentran rechazo, dolor y miseria, y además son señalados y tratados
como los portadores y responsables de todo el mal social.
Se prolonga en la resignada soledad de los ancianos abandonados y descartados.
Se prolonga en los pueblos originarios, a quienes se despoja de sus tierras, raíces y cultura,
silenciando y apagando toda la sabiduría que pueden aportar.
El vía crucis de tu Hijo se prolonga en el grito de nuestra madre tierra, que está herida en sus entrañas
por la contaminación de sus cielos, por la esterilidad en sus campos, por la suciedad de sus aguas, y que se
ve pisoteada por el desprecio y el consumo enloquecido que supera toda razón.
Se prolonga en una sociedad que perdió la capacidad de llorar y conmoverse ante el dolor.
Sí, Padre, Jesús sigue caminando, cargando y padeciendo en todos estos rostros mientras el mundo,
indiferente, consume el drama de su propia frivolidad.
Y nosotros, Señor, ¿qué hacemos?
¿Cómo reaccionamos ante Jesús que sufre, camina, emigra en el rostro de tantos amigos nuestros,
de tantos desconocidos que hemos aprendido a invisibilizar?
Y nosotros, Padre de misericordia,
¿Consolamos y acompañamos al Señor, desamparado y sufriente, en los más pequeños y
abandonados?
¿Lo ayudamos a cargar el peso de la cruz, como el Cireneo, siendo operadores de paz, creadores de
alianzas, fermentos de fraternidad?
¿Permanecemos al pie de la cruz como María?
Contemplamos a María, mujer fuerte. De ella queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz.
Con su misma decisión y valentía, sin evasiones ni espejismos. Ella supo acompañar el dolor de su Hijo, tu
Hijo; sostenerlo en la mirada y cobijarlo con el corazón. Dolor que sufrió, pero no la resignó. Fue la mujer
fuerte del “sí”, que sostiene y acompaña, cobija y abraza. Ella es la gran custodia de la esperanza.
Nosotros también queremos ser una Iglesia que sostiene y acompaña, que sabe decir: ¡Aquí estoy!
en la vida y en las cruces de tantos cristos que caminan a nuestro lado.
De María aprendemos a decir “sí” al aguante recio y constante de tantas madres, padres, abuelos
que no dejan de sostener y acompañar a sus hijos y nietos cuando “están en la mala”.
De ella aprendemos a decir “sí” a la testaruda paciencia y creatividad de aquellos que no se achican
y vuelven a comenzar en situaciones que parecen que todo está perdido, buscando crear espacios, hogares,
centros de atención que sean mano tendida en la dificultad.
En María aprendemos la fortaleza para decir “sí” a quienes no se han callado y no se callan ante una
cultura del maltrato y del abuso, del desprestigio y la agresión y trabajan para brindar oportunidades y
condiciones de seguridad y protección.
En María aprendemos a recibir y hospedar a todos aquellos que han sufrido el abandono, que han
tenido que dejar o perder su tierra, sus raíces, sus familias y trabajos.
Como María queremos ser la Iglesia que propicie una cultura que sepa acoger, proteger, promover
e integrar; que no estigmatice y menos generalice en la más absurda e irresponsable condena de identificar
a todo emigrante como portador de mal social.
De ella queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz, no con un corazón blindado y cerrado,
sino con un corazón que sepa acompañar, que conozca de ternura y devoción; que entienda de piedad al
tratar con reverencia, delicadeza y comprensión. Queremos ser una Iglesia de la memoria que respete y
valorice a los ancianos y reivindique su lugar.
Como María queremos aprender a “estar”.
Enséñanos Señor a estar al pie de la cruz, al pie de las cruces; despierta esta noche nuestros ojos,
nuestro corazón; rescátanos de la parálisis y de la confusión, del miedo y la desesperación. Enséñanos a
decir: Aquí estoy junto a tu Hijo, junto a María y a tantos discípulos amados que quieren hospedar tu Reino
en su corazón.