Perú: la historia detrás de la ley exime de responsabilidad penal a policías y militares

En pleno estado de emergencia por la pandemia del coronavirus, el nuevo Congreso del Perú aprobó un decreto polémico que libera de cualquier responsabilidad penal a las fuerzas del orden que causen lesiones o la muerte a terceros, en el cumplimiento de sus funciones. Para analizar este polémico decreto conversamos con Gloria Cano, secretaria general de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), ella nos explica que lejos de buscar que los ciudadanos acaten las órdenes de aislamiento social, este decreto tiene objetivos meramente populistas.
Anuncios.

Está exento de responsabilidad penal el personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú que, en el cumplimiento de su función constitucional y en uso de sus armas u otro medio de defensa, en forma reglamentaria, cause lesiones o muerte»
Este decreto es derogado en un contexto de emergencia sanitaria, de orden de aislamiento social total y toque de queda a partir de las 8pm hasta las 5 am, medidas restrictivas cada vez más fuertes ante el desacato de los ciudadanos. Hasta el momento, se calcula que unas 33 mil personas han sido detenidas por haber infringido estas normas. En ese contexto, el país se encuentra dividido y son muchos los que reclaman una mano dura para frenar la expansión del virus.
Sin embargo, la aprobación de esta ley se va al extremo de las medidas restrictivas pues da carta blanca para el accionar de las fuerzas del orden, un escenario preocupante que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha observado.

Pese a que el origen del polémico decreto no se relaciona con buscar frenar el coronavirus, eso no quita que en el actual contexto de confinamiento y toque de queda se estén produciendo ciertos abusos de las fuerzas del orden. Uno de estos casos de abuso policial es el cometido contra el periodista Ralph Zapata, editor regional de la plataforma Ojo Público quien fue trasladado a la estación policial pese a encontrarse dentro de su domicilio, este es su testimonio:

Estaba coordinando la edición regional con mi editora general cuando me acerco al umbral de la puerta porque escucho que diez policías estaban increpando a mi madre, ella tiene 75 años y estaba sentada en el umbral de la puerta. Los policías le decían que debía entrar a su casa por el estado de emergencia y el toque de queda, pero ella decía yo estoy dentro de mi casa. En ese momento, cuando me acerco, los policías me cogen del cuello, me sacan con violencia, sin zapatos y llego sin zapatos a la comisaría. Comprenderás que es un momento de shock (…) Desde Ojo Público estamos totalmente convencidos y apoyamos las medidas restrictivas del gobierno para vencer la pandemia, sin embargo, lo que nunca vamos a tolerar son los abusos de la Policía y de las Fuerzas Armadas (…) esto es claramente un abuso policial.
Ralph Zapata afirma que de acuerdo a las informaciones que él ha recibido, en zonas alejadas de la región Piura, a dos horas de la frontera con Ecuador, sí están sucediendo excesos policiales. «Me preocupa la situacion de esto sectores, tenemos muchos sectores vulnerables que son los que tratamos de defender ahora frente a la promulgación de esta ley».